miércoles, septiembre 27, 2006

Lo bello de vivir.

Me he referido en ocasión pasada al aspecto deontológico de la vida; ahora, superficial y brevemente, tocaré lo que hace alusión a su aspecto estético.
·
Pero, ¿qué es la belleza?, ¿tiene alguna connotación objetiva?, ¿es necesaria?: La belleza, bajo mi punto de vista, es la correcta asociación de los elementos constituyentes de un algo que sea reconocido, por nuestra mente, como unidad. Es así como, por ejemplo, encontraremos hermoso o bello a un ave en vuelo o a un ser humano, y en cambio no nos parecerá bello (o tan bello) aquello mismo por separado; vale decir, un ala por sí sola es menos hermosa que el ave a la que "pertenece". Así también, no nos agradará observar tejido nervioso separado del cuerpo humano que se mueve e interactúa. Lo bello es, luego, la unidad correctamente organizada.
·
Una propiedad de la belleza (talvez la razón por la cual la selección natural permitió que hoy la tengamos incorporada en nuestra cabeza) es que, al ser una asociación correcta de elementos, es la representación observable del factor salud. Entre más saludable sea un ser viviente, más bello lo debieramos encontrar. Si es saludable también será funcional, y la funcionalidad representa utilidad para quien lleva la función. Luego, la belleza como aquello que representa la función saludable y/o utilidad, es necesaria para dar a entender a otros seres vivientes (nuestros pares, nuestros depredadores) que somos útiles, saludables o, por lo menos, funcionales. Ahora, ¿con qué criterio juzgamos lo bello, o lo correctamente organizado?, seguramente nuestro juicio con respecto a qué es bello y qué no lo es estará fundado sobre algún mínimo componente genético (todos los seres humanos juzgamos lo más bello, o lo más saludable: sabemos diferenciar entre una fruta de vivos colores y un pez en descomposición), y ciertamente alguna vez estuvo sujeto a una naturaleza instintiva; mas, lo más seguro es que sea producto, en su mayoría, de la estimulación ambiental (configuración de la mente durante la niñez, experiencias, emocionabilidad, conocimientos, cultura). Luego, es poco objetivo, y pudiera corresponderse con el "sentido común".
·
Ahora, ¿es bello vivir? Vivir será una acción "bella" siempre y cuando aquel verbo signifique buena salud, funcionalidad y utilidad (por lo menos para uno mismo). Por tanto, trasladándonos al sistema vivo de mayor extensión, la biosfera de la Tierra, nos es posible afirmar que ciertamente hay belleza en la vida, pues ésta, se observa holísticamente saludable.

1 comentario:

solo eso... dijo...

estoy de acuerdo con lo que dices sobre la belleza de la vida. sin embargo, creo q todas las cosas poseen algo de belleza. de verdad, hasta el ojo de vacuno q abrí en el colegio tenía algo de belleza (no en su exterior precisamente). materialmente la belleza está en todas partes, no siempre la vemos, pero está ahí, hay q aprender a ver con ojos recién estrenados; por otra parte está la belleza intangible, "ese q sé yo" q nos mueve a sentirnos atraídos a las cosas más descabelladas y aparentemente menos bellas q se cruzan en nuestras vidas.
saludos